Osteopatía y fisioterapia durante el embarazo y el parto

Osteopatía y fisioterapia durante el embarazo y el parto

 

embarazo-parto-osteopatia-fisioterapia-gijon-saludEs conocido que durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta grandes cambios en un periodo de tiempo relativamente corto. Esto produce que a su cuerpo le cueste asimilar completamente ciertas alteraciones, por lo que terminan apareciendo diversas molestias y dolores.

La osteopatía puede ayudar a su cuerpo a adaptarse a estos cambios y también a tener un mejor parto. Pero muchas embarazadas tienen cierto reparo a acudir a un centro de osteopatía y fisioterapia como el nuestro a tratarse, por miedo a lo que le pueda pasar a su bebé. Sin embargo, la realidad es que un buen tratamiento osteopático es igual de saludable para la madre que para el feto.

A través de la fisioterapia se prepara a la futura madre para que llegue en un perfecto estado físico a la hora del parto y facilita la recuperación posterior. Durante el embarazo las tareas más corrientes como sentarse, levantarse, caminar, estar de pie, pueden convertirse en un auténtico calvario. Malestares musculoesqueléticos suelen ser los más comunes en mujeres embarazadas. Un buen fisioterapeuta realizará una evaluación del estado de salud de la persona y dependiendo del resultado recomendará una serie de ejercicios orientados a mantener el buen estado de salud durante el embarazado y también durante el postparto.

Pero no siempre la fisioterapia es suficiente. El mantenerse en un buen estado físico ayuda pero aún así es normal la aparición de ciertos trastornos funcionales de tipo digestivo como náusas, vómitos o acidez, infecciones urinarias, contracciones o espasmos uterinos y otros como dolores vertebrales, de espalda, lumbares, etc. En estos casos el osteópata con sus manos ayuda a que el cuerpo recupere su equilibrio, localizando el origen y actuando sobre él reduciendo las molestias, buscando en todo momento la seguridad del feto y de la madre. La principal causa de los trastornos de tipo motor es que el feto crece rápidamente dentro del cuerpo de la madre produciendo un cambio en su centro de gravedad. A través del tratamiento osteopático se busca aliviar las molestias ocasionadas por ese crecimiento y mejorar la capacidad de adaptación del cuerpo de la mujer.

Para tratar las náuseas y los problemas digestivos, en nuestra clínica de Gijón, recomendamos empezar el tratamiento en el primer trimestre del embarazo. A partir del tercer mes se pueden empezar a tratar dolores en la columna vertebral, estreñimiento, ciática y piernas pesadas.

No sólo la osteopatía puede resultar beneficiosa durante el embarazo, también puede ayudar a tener un buen parto natural, trabajando sobre la pelvis y los ligamentos de la zona. Estos músculos y ligamentos deben estar relajados y flexibles para facilitar el alumbramiento. Si no lo están se pueden producir dolores que aumentan la tensión y dificultan el parto, provocando que el bebé sufra. Nosotros recomendamos a madres que han tenido un parto difícil que traigan a sus hijos para hacerles un reconocimiento osteopático para detectar desequilibrios en su sistema craneosacral.

Si estás embarazada no dudes en ponerte en manos de un buen profesional. Te ayudará a llevar mejor tu gestación y será beneficioso para tu bebé.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*